Allí donde está tu tesoro… ¡estará tu corazón!

 In Blog de Inés Ordoñez, Homepage

cargado_de_cosas-(1)Todos tenemos un tesoro escondido en nuestro corazón, solo necesitamos ponernos en camino hacia adentro para descubrirlo. Como si fuera una búsqueda del tesoro: cada pregunta es la pista que necesitamos para dar un paso más hacia adentro. No hace falta que encontremos la respuesta sino; la pista se resuelve sólo con dejar que resuene la pregunta.

A veces nos confundimos pensando que el tesoro de nuestra vida se encuentra afuera, en las cosas que hacemos, tenemos o podemos comprar; en la belleza exterior, en lo que está de moda.

Muchas veces pensamos que son más felices quienes tiene más plata, más posibilidades, o son más exitosos. ¿Realmente creemos eso? Si fuera así los ricos y famosos serían los hombres y mujeres más felices de la tierra, y sabemos que no es así. LA FELICIDAD DEPENDE DE OTROS BIENES, QUE ESTÁN AL ALCANCE DE TODOS, ESCONDIDOS EN LO MÁS PROFUNDO E INTERIOR DE CADA UNO.

Pero fácilmente nos olvidamos de esta verdad y también nosotros, casi sin darnos cuenta, perseguimos felicidades efímeras. Nos morimos por tener una cosa, la tenemos, y en seguida queremos la siguiente. Y los que manejan el mercado saben que es así, por eso, con la velocidad del rayo, cambian los modelos, cambia la moda, cambia todo para que adquiramos lo último y que nunca estemos totalmente satisfechos por algo, porque ya está lo siguiente que lo supera. Y en el mientras tanto no lo podemos tener, miramos con envidia a quienes ya lo tienen, y estamos casi seguros que nos estamos perdiendo algo, y nos comparamos…y así sucesivamente. Nos hacemos esclavos de la moda, de los medios, de las marcas… Es una búsqueda agotadora… ¡Porque nunca encontramos el tesoro!

¡Hay otra forma de vivir! Los grandes maestros de la humanidad a lo largo de todos los tiempos la han conocido y enseñado: ¡El tesoro está dentro de cada uno y la felicidad está al alcance de todos! Las personas tenemos una dimensión muy sagrada y muy potente que asume y transforma todo lo humano; al mismo tiempo que está dentro de cada uno, nos abraza a todos y da sentido a toda la creación. No tiene forma ni ocupa espacio, cuando nos referimos a ella hablamos del “corazón”.

¿QUÉ GUARDA NUESTRO CORAZÓN? El bien, la verdad, la belleza, el amor, la justicia, son los grandes valores que dan forma al corazón humano. Están dentro de nosotros y tienen una fuerza extraordinaria, como un fuego que nos impulsa a salir de nosotros para ayudar a los demás. Por ejemplo cuando vamos a hacer acciones solidarias, o esos pibes que dejan sus vacaciones para construir una casa a otros, o los que trabajan como voluntarios en las inundaciones. Cuando estos grandes valores se ponen en movimiento, todos salimos beneficiados por un bien mayor: ¡el que nos puso en movimiento!

Estos valores tienen una GRAN cualidad: duran para siempre, son eternos. Muchos los nombran con mayúscula; otros los atribuyen a la fuente de la Vida, a quienes muchos llaman Dios.

Si nos dejamos mover por esta fuerza que tienen los valores, lo ordinario se transforma en extraordinario. No es un juego de palabras: ¡Es una verdad esencial!

A medida que vamos creciendo, empezamos a “escuchar” la voz de los valores que nos hablan desde adentro… Es como si estos valores tuvieran voz y nos preguntaran, nos guiaran hacia la felicidad que tanto anhelamos. Tenemos que aprender a escuchar la voz de los valores que preguntan y preguntan cosas que, por el momento, no sabemos responder. ¡Lo importante es “escuchar” y dejar que la pregunta resuene y permanezca en nosotros! La misma pregunta nos va marcando el camino.

El corazón es un cofre de oro que guarda el secreto más codiciado por toda la humanidad y el mapa más buscado a lo largo de todos los siglos: la revelación de quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos, el secreto de nuestra verdadera identidad y el mapa para guiarnos en el camino hacia la verdadera felicidad.

Hablemos

Escribinos y te contactaremos a la brevedad

0

Start typing and press Enter to search